fbpx

Los cefalópodos: una alternativa saludable

Seguir una dieta saludable y variada es fundamental para que nuestro organismo reciba todos los nutrientes que necesita para su correcto funcionamiento. Sin embargo, en nuestras mesas cada vez escasean más los productos del mar y muy en especial los cefalópodos como el pulpo, a pesar de su elevado valor nutricional. Por ello, es importante incidir en sus beneficios y conocer bien por qué no deben faltar en nuestra alimentación.

Los cefalódos, cuyo nombre en castellano siginfica pies en la cabeza (procedente de Cephalopoda, palabra de oriegen griego κεφαλή [kephalé], «cabeza» y ποδός [podós], «pie» ), pueden aportar gran cantidad de nutrientes a nuestro organismo. Esta familia de moluscos está compuesta principalmente por especies como: la sepia, el calamar, el potón, los chipirones, los chopitos o el cefalópono rey, el pulpo… Estos son el principal ingrediente de muchos de los platos más típicos de España, paltos procedentes de regiones de costa como de zonas de interior. Buenos ejemplos de estos platos típicos pueden ser los chipirones fritos, el bocadillo de calamares o el pulpo a la gallega. 

 

Los cefalópodos: una alternativa saludable - la sepia
Los cefalópodos: una alternativa saludable
Los cefalópodos: una alternativa saludable - el calamar

Valor nutricional de los cefalópodos

Con un alto contenido en proteínas, los cefalópodos pueden incluirse en la dieta como una alternativa saludable al consumo de carne. Son muy ricos en minerales como el calcio, hierro, yodo, selenio, magnesio, sodio y zinc. También poseen una gran cantidad de vitaminas entre las que destacan las del grupo B como B6 o B12. Por todo ello son un tipo de alimento de alto valor nutricional y muy bajo en grasas, de las cuales la mayor parte son poliinsaturadas y beneficiosas para la salud, como el Omega 3.

¿Qué beneficios nos aporta el consumo de cefalópodos?

Ya conocemos todos los nutrientes presentes en este tipo de producto, pero ¿cómo beneficia a nuestro organismo? El alto contenido en vitaminas del grupo B, muy similar al que podemos encontrar en el pescado azul, se encarga, entre muchas otras funciones, de regular los procesos metabólicos y el sistema nervioso.

La carencia de estas vitaminas puede provocar desajustes a nivel cerebral y desembocar en problemas de memoria y trastornos del estado anímico como la depresión. Por tanto, el consumo de cefalópodos ayuda a prevenir este tipo de enfermedades.

Por otro lado, los minerales cumplen cada uno una función esencial del organismo. Por ejemplo, el calcio contribuye a la formación de nuestros huesos y a la salud ósea, el yodo asegura el buen funcionamiento de la tiroides y el sodio regula los niveles de líquido en el organismo. También es destacable el aporte de zinc, que refuerza nuestro sistema inmunitario y nos protege frente a infecciones, y de selenio, que es un potente antioxidante que previene diversos tipos de cáncer.

En definitiva, los beneficios son muchos y afectan al organismo a muy distintos niveles.

¿Te ha gustado nuestro artículo? ¡Déjanos tu valoración!

[Total:1    Promedio:5/5]