fbpx

El Colesterol: todas sus claves

Todas las claves del colesterol

El colesterol es uno de esos miedos latentes de muchos españoles, pero ¿qué es y qué consecuencias puede tener sobre nuestra salud no tenerlo controlado? Te explicamos todo en este post.

El colesterol, ¿qué es?

El colesterol es una sustancia lípida, esto es, similar a una grasa, que es básica para la fabricación de diferentes hormonas y otras sustancias de nuestro cuerpo (hormonas sexuales, cortisol, ácidos biliares, vitamina D…)

Todos tenemos colesterol en nuestro organismo que obtenemos de la alimentación, algo que no es malo, sino más bien necesario. El problema es cuando las concentraciones del mismo son demasiado altas, ya que es en este momento cuando pueden aparecer una serie de complicaciones que explicaremos a continuación.

Además del colesterol que obtenemos por parte de la alimentación, también hay otra gran cantidad que se obtiene de manera endógena, es decir, del propio reciclaje que realiza nuestro cuerpo del colesterol que circula por el organismo. El problema aparece cuando tenemos unos niveles demasiado altos de colesterol y nuestro cuerpo sigue reutilizando el que circula, ya que aumentamos todavía más los valores.

El problema del colesterol es bastante importante en nuestra sociedad, ya que se calcula que un 48% de las mujeres y un 52% de los hombres tienen unos valores de colesterol por encima de los niveles de referencia que comentaremos a continuación. Pero, ¿qué tipos de colesterol hay?

El colesterol "bueno" y el colesterol "malo"

Aunque en muchas ocasiones se utilicen los términos de colesterol «bueno» y colesterol «malo», realmente no hay un colesterol mejor que otro. Ambos tipos de colesteroles son necesarios en su justa cantidad.

El colesterol «malo» se refiere a aquel de baja densidad o LDL, cuya función es el transporte de colesterol y otras moléculas lipídicas desde el hígado al resto del organismo. El problema de este tipo de colesterol es que suele aumentar cuando la almentación contiene demasiadas grasas saturadas (embutidos, carne roja, quesos….). Su aumento va relacionado de manera directa con un aumento del número de eventos adversos cardiovasculares, ya que su cúmulo termina por taponar las arterias impidiendo el correcto flujo del torrente sanguíneo.

Por su parte, el coloesterol «bueno» es el colesterol de alta densidad o HDL, que se encarga de recoger el colesterol de los tejidos y llevarlo hasta el hígado para su posterior eliminación. También transporta ácidos grasos insaturados como son el omega 3 y el omega 6 que se encuentran en alimentos como el pescado azul, el aceite de oliva o los frutos secos.

Como vemos, la función del HDL es la inversa que la del LDL, ya que se encarga de recoger el colesterol y otras grasas y arrastrarlas para su posterior eliminación a nivel hepático. Por eso, tener niveles demasiado bajos puede ser perjudicial ya que aumentará el riesgo de enfermedad cardiovascular.

Grupos de alimentos y su contenido en colesterol

Los diferentes alimentos pueden ser agrupados en función de su contenido en colesterol, algo de especial relevancia en las personas que lo presentan alterado, ya que de esta forma sabrán de qué alimentos deben prescindir o al menos restringir su consumo.

De todas formas, en una dieta estándar el consumo de colesterol también debe ser moderado, ya que aunque no se presente una alteración de los valores de colesterol, si se mantiene el consumo de alimentos muy ricos en el mismo puede terminar por aparecer. Además, los alimentos con un gran contenido de colesterol suelen ser también ricos en grasas saturadas, que en exceso también son perjudiciales para nuestra salud.

A – Alimentos muy ricos en colesterol

Más de 200mg%:
Si tienes hipercolesterolemia, lo mejor es que te olvides de consumir los siguientes alimentos: Caviar, vísceras, embutidos, fiambres, huevo entero, yema de huevo, manteca o quesos de pasta dura con mucho tiempo de maduración. Además, si eres un amante de los sesos, lo mejor es que te olvides de ellos porque son los alimentos más ricos en colesterol.

B – Alimentos con alto contenido en colesterol

Entre 100 – 200mg%:
Los alimentos con un alto en contenido en colesterol suelen ser alimentos ricos en grasa y procesados, como mayonesa, quesos de pasta blanda, paté, quesos untables, queso fresco, nata, fiambres bajos en grasa, cangrejo, langosta, langostino, centolla o camarones.

C – Alimentos con moderado contenido en colesterol

Entre 50 – 99mg%:
Todas las carnes en general exceptuando las más ricas en grasa, pollo, pescados en general, calamares, mejillones, berberechos, ostras y almejas.

D – Alimentos con bajo contenido en colesterol

Por debajo de los 50mg%:
La leche, quesos untables desnatados, el pulpo, galletas de agua y bajas en grasas. Y al contrario de lo que se podría pensar, la manteca tampoco contiene mucho colesterol.

E – Alimentos con nulo contenido en colesterol

Sin colesterol o con valores cercanos al 0%:
Estos alimentos pueden ser consumidos por parte de cualquier persona con alteraciones de los niveles de colesterol, ya que no contienen un mg del mismo. Estos son:
Frutas, verduras, semillas, aceites sin someter a cocción, harinas integrales, arroz y pastas.

El correcto control del colesterol

¿Por qué es tan importante tener a raya los valores de colesterol? Porque tanto un aumento del colesterol malo como una disminución del colesterol bueno pueden aumentar el riesgo de enfermedad cardiovascular, ya que la grasa termina por acumularse en las paredes de las arterias. Poco a poco la luz del vaso se va reduciendo y disminuye el aporte sanguíneo a diversos tejidos.

Para conocer el valor del colesterol es necesario realizar una analítica en ayunas. Aunque es necesario individualizar cada caso, por norma general los valores de colesterol deberían ser los siguientes:

-LDL o colesterol «malo» por debajo de 100 mg/dL

-HDL o colesterol «bueno» por encima de 35 o 40 mg/dL en hombres o mujeres respectivamente.

-Colesterol total por debajo de 200 mg/dL.

El pulpo y el colesterol

pulpo y colesterol

El pulpo es uno de los alimentos que más dudas suscitan en cuanto a su % de colesterol. Seguro que os habéis preguntado en más de una ocasión si ¿es seguro comer pulpo si tenemos una alteración en los niveles de colesterol? Lo cierto es que sí.

El pulpo tiene solo 48mg de colesterol, muy por debajo de otros mariscos como el langostino y las centollas que rondan los 120mg. Es una afirmación muy escuchada que los mariscos son alimentos altos en colesterol, pero lo cierto es que no es más que una generalidad y que habría que ver cada caso en particular.

En definitiva, este alimento tan versátil puede ser cocinado de diferentes maneras: hervido, asado, a la parrilla o guisado. Cocínalo como más te guste y ¡a disfrutar del buen pulpo sin pensar en el colesterol!