fbpx

Consejos para no desperdiciar comida

El Rey del Pulpo > Cocina con Pulpo > Organiza tu Despensa > Consejos para no desperdiciar comida
Consejos para no desperdiciar comida

La comida es indispensable para vivir, es algo que todo el mundo sabe. Pero esto no tiene porqué estar reñido con tratar de aprovecharla al máximo. Uno de los principales problemas que tenemos hoy en día respecto a lo que a alimentación se refiere, es  la cantidad de ella que se desperdicia. Depende de varios factores malgastarla o no, por lo que hay que tener ciertos cuidados para evitar este problema. Quizás pienses que no es tan importante, pero seguro que has tirado a la basura más de un alimento que podría haber sido un ingrediente en otro plato.

Hay quien cree que hoy en día se desperdicia mucho más que en décadas pasadas. Esto se debería a que buena parte de la población no sabe cómo aprovechar los alimentos debidamente, algo que conocen a la perfección la mayoría de abuelas. En esta entrada descubrirás algunos trucos y consejos para no malgastar los alimentos. Por eso hoy os traemos algunos consejos para no desperdiciar comida.

Mejor planificar antes de comprar

En la actualidad es posible elegir entre una incontable cantidad de opciones en los supermercados. Unas son más baratas que otras y resistir la tentación de las ofertas es casi imposible. No es raro llegar a casa con las bolsas cargadas, echar un vistazo a lo que contienen y descubrir que hay más de un artículo que no era necesario o que no se sabe muy bien cómo ha terminado en la bolsa.

Si te has visto en esta situación una lista de la compra es tu gran aliado. Antes de ir a comprar revisa qué hay ya en casa, apunta lo que necesites y cíñete a lo que has apuntado. Así, sabrás en todo momento qué comprar y qué no. Un truco fácil y sencillo.

Consejos para no desperdiciar comida

Antes de ir a comprar revisa qué hay ya en casa, apunta lo que necesites y trata de ceñirte solo a lo que hayas apuntado.

Grandes platos españoles fueron originados como reaprovechamiento de otros. Las croquetas son un buen ejemplo, ya que la carne sobrante del día anterior es la protagonista de esta elaboración. Existe una amplia gama de opciones en este aspecto. Por ejemplo, si has comprado pulpo para hacer a la gallega, muchas veces nos pasa que no utilizamos toda la cantidad que compramos.

Por ello, una buena idea sería guardarlo en la nevera y añadirlo a una ensalada para llevar al día siguiente a la oficina o si tenías en mente hacer un arroz puedes sumar el pulpo sobrante a la lista de ingredientes de tu receta. Así, estarás disfrutando de un plato sabroso, sano y que aprovecha la mayor parte de los alimentos. Como puedes ver, no desperdiciar comida era ya un hábito de nuestros abuelos y bisabuelos.

 

Consejos para no desperdiciar comida

Otro ejemplo podría ser, si sueles comprar un pollo entero, utilizar los diferentes cortes para preparar recetas variadas a lo largo de la semana. Este alimento es muy versátil, puede ser el principal protagonista, o puede ser un ingrediente más dentro de tu plato. Es posible elaborar desde asados a filetes y milanesas, o ensaladas e incluso puedes hacer caldo con los huesos. La carne de este animal, al igual que la del pulpo,  es una de las más sanas que puedes incluir en tu dieta diaria. Como puedes ver, elaborar platos de reaprovechamiento merece la pena con creces.

Presta atención los envases

Nunca está de más prestar atención a lo que metes en el carrito de la compra. Sabemos que es habitual cuando vamos al supermercado, comprobar el estado del estuche de los huevos, antes de meterlos en el carrito: no vaya a ser que alguno esté roto. Sin embargo, no es tan habitual comprobar el estado de otro tipo de envases. Muchas veces nos damos cuenta de que no estaba en buen estado al llegar a casa. Si adquieres la costumbre de revisarlos, evitarás comprar alguno que haya sufrido algún daño y que se eche a perder antes de tiempo parte de lo que has comprado. Ahorrarás dinero y no malgastarás alimentos.

De la misma manera, el tipo de envase y el método de conservación de cada producto, influye en el tiempo de vida del mismo. Por eso es importante estar atentos no solo a los alimentos que compramos si no al sistema de conservación en el que se presentan.

Otra de las alternativas para que lo que compras te aguante más tiempo en buen estado, es que, una vez que tengas un paquete abierto, guardes la cantidad que no has utilizado en envases de plástico o de cristal y que los conserves en la nevera, ya que esto aumentará unos días su vida útil. En definitiva, emplear buenos métodos de conservación de los productos que compramos nos ayudan a no desperdiciar comida, o por lo menos no tanta como hasta ahora.

No romper la cadena de frío

Este es el consejo más difícil de seguir, ya que no depende completamente de ti que la cadena de frío no se rompa. Es posible que durante el transporte la temperatura aumentara bruscamente o que pasara en el propio supermercado. Sin embargo, tú eres la parte final de la cadena, por lo que tienes tu parte de responsabilidad en ella.

Productos congelados o refrigerados deben permanecer por debajo de una temperatura determinada. En el caso de los congelados es de -18 ºC en adelante, en el caso del refrigerado depende del propio producto, aunque podemos decir que el estándar se sitúa entre 0 y 6ºC. Es una tarea realmente compleja, pero si cumples con tu parte en la cadena el alimento no se pudrirá antes y no estarás generando un desperdicio. Mucho ojo. Como puedes ver, mantener la cadena de frio es uno de los mejores hábitos para no desperdiciar comida.

¿Qué debemos hacer con las frutas y verduras?

Las frutas y verduras son los alimentos que con más asiduidad acaban en la basura. La mala planificación o la creencia de que aguantarán indefinidamente normalmente están detrás de este problema. Debemos consumirlas antes de que se pudran, algo que acabará pasando tarde o temprano; sin embargo, no hay por qué comer una pieza entera siempre. Zumos, mermeladas, compotas u otras elaboraciones que se pueden realizar a partir de fruta son buenos ejemplos para evitar que las acabemos tirando.

Si notas que las frutas están empezando a perder color, no dudes en convertirlas en zumo; y para esos casos en los que te encuentras o bien porque te la han dado o bien porque la has comprado con una gran cantidad, elaborar mermelada es una gran solución. De hecho, este es un método tradicional de conservar la fruta, aunque sea transformándola, al igual que la compota. Sin embargo, necesitarás de fruta fresca para que la mermelada sea de la mejor calidad posible.

En el caso de las verduras, una buena solución pueden ser las cremas o purés, que además se pueden hacer en grandes cantidades y congelarlos. Tener este tipo de preparados en tu congelador podría sacarte de algún apuro si un día no te apetece mucho cocinar.  Otra buena opción, con alimentos que maduran en poco tiempo como los tomates o los aguacates, puede ser hacer una salsa casera, que pueda servir de base en muchos de tus platos. Además estos consejos pueden ser buenos aliados para no desperdiciar comida.

Una buena alimentación para no desperdiciar comida

La comida suele acabar con más frecuencia de la debida en la basura. Para evitar este problema sigue los consejos expuestos en esta entrada. Aprovecharás mejor el dinero, no contaminarás y descubrirás un nuevo mundo dentro de la gastronomía. Sin duda, todos deberían saber cómo sacarle todo el partido a los alimentos y no desperdiciar comida.

¿Te ha gustado nuestro artículo? ¡Déjanos tu valoración!

[Total:1    Promedio:5/5]