Ideas de menús para bodas

Las bodas son eventos únicos y especiales, en los que a todos nos gustaría poder ofrecer platos de impresión a los invitados. Esto se ha convertido en un aspecto es de vital importancia, tanto que trae de cabeza a muchos.

Planificar una boda nunca ha sido tarea fácil, y una de las tareas que lo dificultan es la elección del menú. Aun así, hay diferentes ideas que podemos aprovechar en tales circunstancias. Descubre las que te proponemos en este post.

Un menú tradición, la solución clásica

El menú no tiene por qué ser innovador. Una opción muy simple es recurrir a los platos tradicionales de tu localidad o comunidad autónoma. Hay todo un mundo por descubrir en la gastronomía regional, al que muy pocos saben sacar provecho. Así, si vivieses en Galicia, por poner un ejemplo, tendrías acceso a un amplio abanico de posibilidades.

Pulpo a feira

Un buen entrante, sin casi parangón, sería un pulpo a la gallega o a feira. Es indispensable en un menú de esta comunidad. El plato principal consistiría en unas xoubas con pimientos de Padrón y, de postre, unas filloas, un dulce típico de esta comunidad. Por supuesto, hay muchas más opciones y puedes incluir platos tradicionales de todo el país si así lo deseas. Al fin y al cabo, la boda ha de estar a tu entero gusto.

Un menú diferente: frutas y verduras

Primavera y verano son dos estaciones excepcionales para celebrar una boda. Nada mejor que llevar a cabo el convite al aire libre en un día de sol. Tampoco está de menos recurrir a unos platos ligeros y propios de la temporada. Además, en este caso, dejar volar tu imaginación es una opción añadida. No hay un orden de platos establecidos, solo una barra libre de verduras y frutas frescas.

No pueden ni deben faltar productos de temporada comprados en tiendas de la localidad. Sandías, fresas, plátanos, melones y kiwis son una gran elección. Las ensaladas serán el acompañante perfecto para estas frutas. Una clásica ensalada césar o una de garbanzos y hortalizas causarán furor, además de separarse de los menús tradicionales. También estarás cuidando la salud de los invitados. Nadie sentirá el estómago pesado tras la comida, podrán disfrutar de los bailes y otras actividades que tengas preparadas sin problemas y con mucha energía.

Propuestas temáticas que reflejen los gustos de la pareja

Si no te decantas por las ideas propuestas hasta ahora, quizás lo tuyo sea mostrar tus gustos en la carta. La comida temática, cuanto más exótica, mejor. Así, optar por unos platos de origen asiático será un acierto. Por ejemplo, en la actualidad prácticamente todo el mundo conoce la cultura japonesa, pues sus platos son cada vez más populares, pero aún mantienen un halo de exotismo.

Un surtido de platos exóticos

Un entrante que dará buenos resultados es una tabla con diferentes opciones de sushi y oniguiri. Estos son platos para comer de un bocado. Un tonkatsu (chuleta de cerdo empanada) con una guarnición de verdura conquistará el estómago de los más hambrientos y un té de postre llevará a los espíritus de los invitados a las lejanas tierras del este. No dudes en hacer girar toda la boda en torno a esta temática. Estarás creando una atmósfera única que los invitados tardarán años en olvidar.

Menús para cada ocasión

Las bodas son momentos excepcionales. Hay que planificarlas en todos y cada uno de los detalles.

Los platos del banquete son uno de los aspectos más importantes, aunque hay quien los obvia, cometiendo un grave error. Con las propuestas de esta entrada darás un aire único, imposible de olvidar y saludable a la comida después de la celebración. Así podrás irte de luna de miel con el éxito bajo el brazo.